Arriba y abajo, un día de esos

Ayer fue de ciclaje rápido. Terminó el desayuno y mi cabeza cayó sobre el escritorio. Ahí estaban las voces que acompañan ahora cada cierto tiempo. Ahí estaban las manos y pies helados con un temblor en la espalda que anunciaba lo que suele venir: angustia. Angustia de qué? traté de concentrarme para identificar la fuente, pero no, no estaba claro cual era la fuente. Quise pensar que era el estres que estaba operando por el poco tiempo que me queda para entregar el proyecto. Tal vez es eso. Dejémoslo así. Duró algunas horas, hasta el mediodía creo. Luego el apagón de los ojos. Quería dormir. No pude, no puedo hacerlo si estoy acompañada, aunque ya tengo mi recurso para no cerrar los ojos: ver en tercera dimensión las imágenes que están frente a mi, así descansé por durante unos 15 minutos.

De regreso a casa, temprano porque no me daba más el cuerpo, vino el sobresalto típico de la hipomanía. Corrí, me detuve, pensé en comer algo como un chocolate, luego recordé que eso me sube más, tal vez una leche sin lactosa o algo por el estilo. Ahí seguí, trayendo a mi cabeza canciones ad hoc… Tratando de subir el volumen para no escuchar las voces y los pasos que aceleraban mi corazón a mil por hora. Quería correr, subir la montaña, viajar a Marruecos o a Rusia, en fin, ahí iba en el metro afirmándome a la barra de seguridad mientras pasaban las estaciones y la gente subía y bajaba mirándome desconfiada.

Bajé del metro, encendí un cigarrillo, cambié el tema y empecé a bajar… Vino el cansancio crónico, el dolor muscular, siempre presente por mi fibromialgia, se hizo mayúsculo… sólo quería dormir.

Creo que equivoqué el día, acabo de describir lo que ocurrió el viernes o jueves, no sé, creo que me costó asimilarlo, fue como que me salté un par de días. Por un momento olvidé que es domingo. Por eso casi me meto a la ducha a las 6am… Dios, mi cabeza. Eso me pasa por haber despertado dos veces hoy y haber soñado cosas que parecían recuerdos de mi vida junto a la flaca (QEPD). Qué me pasa ahora? Creo que a esto se le llama pérdida del sentido de realidad. Mejor ordeno mi cabeza antes de seguir escribiendo… esto es loco, como si hubiera tomado algo que nunca he tomado, no sé que estoy diciendo, mejor me tomo una leche tibia o mejor un chocolate, o mejor vuelvo a la cama y me levanto de nuevo.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Música, Trastorno bipolar y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s