Me acosté a las 830 pm y con altibajos dormí hasta las 5 am

El bien dormir es tan primordial y fundamental para cada día que vivo, que si no pudiera hablar de él sería muy complicado. Sólo así puedo cuidarme y frenar cualquier indicio de no cumplimiento de este verdadero pacto que tengo con la vida y claro está, conmigo misma.

Estoy frente al compu, escribiendo como si estuviese tocando el piano que nunca aprendí de niña por pura porfía. Esto (escribir) es un privilegio para mi. Poder contar lo que me pasa con toda conciencia es algo que por un momento llegué a poner en duda, sin ir más lejos hace sólo un par de días. No es que ahorita esté en mi más sano juicio; simplemente quiero poner de relieve que en este momento tengo capacidad de autorreflexión, y eso, para quienes comprenden, es una capacidad pocas veces significadas por nuestras cabezas como algo de máxima importancia para el despliegue vital de nuestro ser.

Por ejemplo, ahora que son casi las 6 am, mientras escucho a Cats Steven y su “Morning Has Broken”, siento de verdad que con la mañana que está presta a salir, mi cabeza se encuentra sobre los hombros y mis manos se cuelgan de mis brazos. Vaya descubrimiento dirán, pero más de alguno sabrá lo que es la disociación del cuerpo cuando menos uno se lo piensa.

También sé, y tengo la capacidad de mencionarlo luego de poner mis manos en mi cara, que “este será un día especial”. Sí, especial, simplemente porque existo aquí y ahora, sin un horizonte temporal de planificación que supere lo que mi nariz puede alcanzar. Hay un plan, claro, quiero ponerme a trabajar, y posteriormente, en algún momento seguir con mi tesis doctoral contra todo pronóstico como piensan algunos, y como lo pensaron mientras estaba en mi carrera de pre grado que terminé con éxito, incluso dentro de los plazos estipulados inicialmente. Pero, por encima de todo, no quiero perderme un sólo día en que me sienta libre y en paz con esta condición bipolar. Nada más, pero nada menos.

Ahora sigo con Fito Páez y su “Quién dijo que todo está perdido…”. Que verdad más absoluta. Me hubiera imaginado que mi presencia sirviera de tanto en la vida?. Sí, de tanto: para abrazar tiernamente a mi hija luego de una decepción escolar, tomarla de la mano y simplemente salir a caminar para conversar esos temas que nos convocan; para conversar con  mi madre y, aunque siempre terminar discutiendo por las mismas cuestiones, mirarla sin rabia, esa que me acompañó durante años después de lo que me pasó a los 9 años; o mirarme al espejo y ver a una Claudia que sobrevivió los 15 y otros hitos en los que casi me fui. Y así, tantas cosas para las que mi corazón puede ser un poderoso catalizador.

Creo que esto es lo más cercano a unas lágrimas de amor por la vida; unos de mis mejores cables a tierra.

Bendiciones a quienes me leen.

Claudia

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Eutimia, Trastorno bipolar y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Me acosté a las 830 pm y con altibajos dormí hasta las 5 am

  1. Calypso14 dijo:

    Llegué a tu blog googleando bipolar fito paez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s