Como para urgencia?

Estoy tratando de zafarme del sinsentido. Otra vez estoy ciclando, me desplomé de golpe en la cama y comencé a sentir…. nada, nada.

Estoy tratando de sostenerme, de abrazarme, de convocar esas imágenes y seres que me dan vida. Estoy escuchando a Los Jaivas. Estoy escribiendo aquí, como digo siempre, en aras de la sobrevivencia. No quiero parar hasta que se desate este nudo ciego. No sé de dónde vino, necesito recordar el punto exacto del viraje. No sé bien, una carta? una cara? una falta de abrazo? Qué????

A ver, anoche escribí tarde y estaba bien. Me levanté temprano con el rito de siempre (cigarro, desayuno y todo eso). Me duché, tomé notas de libros. Salí en busca de 4 libros que necesita mi hija. Hasta ahí, bien, conectada, con voluntad de sentido. Después llegué a mi casa, almorcé, traté de recostarme pero no pude, mi cuerpo no quiere eso.

Un correo de la universidad, una solicitud de mi estado de salud… por ahí empezó la situación. Releer mis epicrisis, la confirmación diagnóstica, las licencias médicas, las cartas de renuncia por salud incompatible. Ahí vinieron uno a uno los proyectos truncados, sobre todo laborales. No sé como me sostuve todo este tiempo. Me refiero a que pasó después de cada hospitalización que seguí en pie.

Mi pulso está lento, mi presión normal. El dolor muscular, sigue invicto. Cambio a Perota Chingó

Y qué pasó entonces. Como un auto-sicoanálisis, pienso que me reencontré con elementos que quebraron y re-quebrantaron mi siquis: el abandono de las cosas que hago, de los seres que amo, de mi misma. Por ahí creo que empezó esto, y mira, Claudia, (me digo ahora) mis hombros están caídos y roídos por el calor. Mi cabeza apenas está sobre el cuello. Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho , nueve y diez. Sigo aquí. Qué quiero hacer?

Ya me quedó claro, así como cuando un suicida me quita algo de vida, el recuerdo de un autoboicot también. Mal, todo mal. Tendré que rearmarme de nuevo. Pero cómo, por dónde parto?

Estoy sola en casa, buen momento para llorar, pero no quiero…no me nace, ya lo hice hace un rato y fueron esas lágrimas inmunes a la limpieza pero sin sentido. Me río ahora de todo esto (estaré nuevamente perdiendo el juicio).

Nunca confirmaron que trastorno tengo. Borderline fue la sospecha inicial, pero ahora no saben. Y si no tuviera ningún trastorno? Si todo esto fuera una mala pasada del tiempo? Si las hojas cambian de estación y hasta llegan a estar desnudas, cómo no va a ocurrir en mi lo mismo? Ya noto la diferencia, no puedo andar desnuda por la Alameda, lo sé, pero en sentido figurado, por qué no, ah! por mi vulnerabilidad.

No sé dónde estoy ahora, pero al menos estoy escribiendo algo que me localice, que me de un “locus”.

Me pesa mi cabeza y mis brazos y manos me duelen mientras escribo, pero quiero seguir, ya lo dije al comienzo, hasta que me vuelva el sentido, y si quiero seguir escribiendo es una buena señal para mi.

Cambio a Fito Páez

Por dónde sigo? estoy buscando las conexiones, las necesito ahora ya! Bien, primero, no estoy sola, no? Están de acuerdo mis seres queridos que están aquí a mi alrededor? (sicótica). De acuerdo, no estoy sicótica, como decía, estoy acompañada de… mis retratos en sepia que están allí en el librero, mis vasos de agua a medio terminar, mis libretas, mis piedras, ah! eso sí, mis piedras son fundamentales, sobre todo esa de carbón que me regalaron los últimos mineros de Lota en 1998. También están las de cobre, y unas que me trajo mi hermana de la montaña.

Sigo con nuestra Violeta Parra

Bien, estoy acompañada, entonces me cubriré con mis piedras, mis retratos, mis vasos de agua y las canciones que he estado escuchando. Pequeñas grandes cosas que son mías, de mi, porque así lo quiero.

Volví? Si, creo que aquí estoy de nuevo. Valió la pena volver por un momento a los 17.

Bendiciones.

Claudia

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Bendiciones, Música, Trastorno bipolar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s