Un punto de vista sobre la bipolaridad

Título pretencioso el que puse, pero es sólo eso, un punto de vista que tengo de varios.

Creo que todas las enfermedades mentales son una construcción sociocultural. En algún momento fueron parte de un don o castigo divino, y casi siempre como una desviación vista desde un punto diferencial según el origen del individuo en cuestión. Si eres pobre te vas al montón de locos, si no lo eres, capaz que fueses escondido del resto o estuvieras al mando de una nación.

Como olvidar el modo en que algunos lograban conectarse con el universo o con deidades desde las cuales recibían mensajes que eran transmitidos a modo de oráculo. O cómo olvidar ese pasaje del evangelio en Mateo 17:15: “mi hijo es lunático, y padece muchísimo; porque muchas veces cae en el fuego y muchas en el agua“. Como sea, generalmente nuestro diagnóstico ha sido visto como una desviación de lo socialmente construido como “un estado de salud mental normal”.

También recuerdo como era tratada la histeria. Tal vez más de alguna de esas mujeres diagnosticada con “el mal” hoy en día habría sido considerada bipolar. Pero solo algunas habrían recibido una atención paliativa (como el masaje de la vulva destinadas a las mujeres “bien”). El resto, al hospicio. Creo que si hubiese vivido en esa época había ido a parar allá.  Es más, si hubiese vivido en tiempos de la inquisición de seguro hubiera muerto en la hoguera por lo hereje que he llegado a ser.

Ahora lo que más creo es que el diagnóstico de la bipolaridad esconde muchos dones, dolores y arranques de euforias con razón de ser. El hecho de que nos mediquen con medicamentos que fueron creados para otras enfermedades me hace pensar de que nos atienden por una causalidad desconocida. Esto que digo no me va a llevar a ninguna parte, pero al menos me permite echar fuera esto que tengo atascado en la garganta hace días.

A veces creo que no soy bipolar, sólo soy una mujer que tuvo la suerte de haber nacido en una cuna de clase media que tuvo acceso a un tratamiento relativamente acertado en ocasiones y otras tan fuera de foco que sólo han logrado agudizar el dolor. Si hubiese vivido en una población popular, seguramente andaría por las calles mendigando, bebiendo y entregándome a lo que venga.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en ciclaje mixto y rápido, Trastorno bipolar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un punto de vista sobre la bipolaridad

  1. tania dijo:

    Hola Claudia, me llamo Tania, mi abuela fue diagnosticada trastorno bipolar y me gustaría mucho escribirme mails contigo para ampliar mi visión sobre el tema, me lo tomo como una búsqueda personal para sanar las raices de mi familia.
    Tengo ideas alternativas sobre las llamadas y catalogadas enfermedades mentales y si quieres lo debatimos juntas.
    Mucha fuerza, confía en tu fuente creadora.
    tplantalamor@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s