Tabaco, café y libros viejos

Con la marea a medio bajar, noto que estos últimos seis meses he estado absolutamente desconectada del trayecto que seguí durante tres años. La verdad es que me he hecho un gran favor aislándome consciente e inconscientemente del mundo como lo había conocido hasta entonces.  Es como si se hubiesen ido volando los números de teléfonos, los edificios, las calles, los hombros donde llorar, las manos que tomar cuando se viene la angustia, y en definitiva el tiempo que dedicaba simplemente a interactuar con otros y otras.  Esto se me hace más patente cuando cambio un esquema de tratamiento.

Hace unos días, en medio de un estado de manía, la siquiatra resolvió reducirme los antidepresivos. Durante dos días estuve en un receso depresivo del que sólo pude salir gracias a la lloradera y a la lectura de Benedetti combinado con Alfonsina Storni.  Pues bien, ahora estoy a medio reir y llorando con una taza de café, un cigarrillo y unos libros a mal traer.

 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en ciclaje mixto y rápido. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s