Quiero guardar silencio bulliciosamente

Debo reconocer que a veces mis palabras desencajan a cualquiera. Si, a veces y sólo a veces noto que llego a ser muy desubicada y lo peor que es antes de emitir mi comentario sé que lo que diré es una barbaridad.  Tantos son los ejemplos: replicando un comentario académico con una perspectiva casuística que no tiene nada que ver; diciéndole a un deudo frente a una puerta de salida en el cementerio que está cerrada “es que aquí se entra pero no se sale”; dando un pésame; etc. Son tantas las variantes que me da hasta pudor decirlo.

Por estos días he procurado estar callada, tratando de no increpar a nadie salvo que lo estime necesario. El punto es que ahora me sorprendo hablando sola! y esto se está haciendo cada vez más frecuente. Que alguien lo haya notado no es problema para mi, pero que alguien lo note en el contexto de una conversación colectiva si me preocupa. Así me resulta difícil estar con dos o más personas.

Esto que parece algo estúpido resulta muy importante para mi, porque me baso en el principio de no hacer daño. Y es que puedo ser tan hiriente que hasta me doy cuenta. Como sea, no me queda de otra que seguir escuchándome a mi misma y hablándole a la nada.

Nada como la locura circular.

Saludos a quienes me leen.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Trastorno bipolar. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Quiero guardar silencio bulliciosamente

  1. Me reconozco un poco en lo que contás.
    Digo lo que se cruza por la cabeza, sin filtrar, sobre todo cuando estoy maníaca.
    Es loco, pero mis amigos me han dicho, alguna vez en que me disculpé por comentarios muy desubicados, que valoran muchísimo mi sinceridad y espontaneidad.
    Muchas cosas que digo pueden ser ofensivas, muchos chistes pueden ser negros en exceso, de mal gusto, muchas críticas muy dura, etc. Sin embargo, descubrí que esa apreciación depende de quien recibe e interpreta lo que decimos. Lo ofensivo, el mal gusto, la dureza no están en nuestras palabras. Están en cómo se las toma el otro.
    Cuando compartís el mismo sentido del humor, cuando tenés la confianza suficiente con el otro, ellos no se lo toman a mal, si saben que viene desde un lugar que no sólo no es malintencionado, sino que demuestra que somos, a veces, muy transparentes. Quizás eso se deba a que el trastorno nos moviliza permanentemente, tenemos un altísimo nivel de conciencia de nuestras propias emociones. Estamos tan conectados con ellas que a veces es difícil poner pausa, analizar en frío lo que vamos a decir, reformularlo, sacar pausa y decir lo más apropiado.
    No creo que sea algo para sentir, como dice Aterciopelada, creo que es algo que puede resultar muy valioso si aprendemos a lidiar con ello de la mejor manera.
    Tu intento, Claudia, es evitar hablar. El mío es hablar igual y tantear con quiénes puedo ser genuina y con quiénes me tengo que cuidar. Con los primeros, soy simplemente yo misma y cada tanto tengo que pedir disculpas, pero sé que ya me habían perdonado de corazón en el mismo momento en que me desubiqué. Con los segundos trato de filtrar. A veces no me sale. Pero prefiero meter la pata cada tanto. Son elecciones.
    Besos!

    • Claudia dijo:

      Creo que siempre hay algún amig@ que se banca mis salidas de madre sea en la forma o en el contenido de mis palabras. Pero a veces trato de ponerme en el lugar del otro y eso me pilla quedándome callada y aislada. Y después me pregunto por qué fulanit@ dejó de llamar!. Pero bueno, creo que igual hay que quedarse con los imprescindibles, esos que estuvieron conmigo cuando estuve ingresada o que me esperaron a la salida. A esos los cuido o al menos trato..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s