En el trabajo

Cuando el despertador del celular sonó, ya había fumado mis primeros dos cigarrillos, me había duchado y bebido una taza de café. Revisé de arriba a abajo mi ropero para buscar algo digno de una oficina Algo digamos, formal. Terminé vestida con una túnica color obispo y unos anchos y claros pantalones de lino. Eso es lo más formal que tengo a estas alturas.

Cepillé mi pelo como nunca lo hago. Me maquillé un poco los ojos y disimulé mis ojeras otro tanto. Estaba casi lista para pasar desapercibida en medio de la marea humana.

Pasadas las 7 am me dirigí a mi lugar de trabajo donde estaría cerca de 6 horas sin fumar. Tamaño sacrificio para tamaña y empedernida fumadora.

Frente al computador me dediqué a la redacción de decenas de oficios y cartas dentro de una lógica administrativa. Nada fuera del otro mundo. Ideal para mi condición de buscadora de la tranquilidad. Parece que tengo algo a favor de los procesos administrativos kafkianos. Casi no veo gente, sólo números y versos en algún idioma conocido por mis ojos y oídos. Si algo no me resulta, ya sé que tengo que empezar a hacer esas infinitas llamadas a algún burócrata. De película.

De regreso a casa me esperaba harina de otro costal. Un trabajo menos demandante pero igual de compensador de la laguna laboral de este año.

Ahora, me apresto a mirar una película para no perder la costumbre de alienarme en un mar de idioteces y a veces locas aventuras de algún lugar que no conozco.

Definitivamente para mi lo ideal, en este minuto, es estar tal y cual estoy.

Saludos a quienes me leen.

Clau

Pd: Olvidé mencionar que comí un par de chocolates y un trozo de pastel que bondadosamente tenían a disposición de los emplead@s.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Tranquila y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s