De las despedidas

Andrea gustaba de las flores. Siempre debíamos contar con algunas en un florero de esos transparentes, que llenándolos hasta el tope, mostraban la alegría de su cara en medio de cualquier adversidad. A ella le gustaban las palabras. Las sonreía diciendo cosas de las más simples, de esas que me hacían poner los pelos de gallina.

Andreita, nuestra Andrea. La abuela de mi niña. La de las manos grandes y el verso en los labios. La de la leche tibia por las mañanas cuando mi barriga se posaba al alba. La de la pena larga por la distancia que nos unía. Ella, la más grande de su talla. Por ella mi dolor en esta noche. Para ella, unas cuantas flores rojas. A ella, mi amor de madre de su nieta.

Bendiciones y abrazos.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en ciclaje mixto y rápido, Muerte y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s