Otras vez las manos sudorosas

El cuerpo me tiembla, las manos están porfiadas y las piernas no paran de moverse de un lado a otro. La espalda húmeda me tiene semidesnuda con un ventilador al límite frente a mi cara. Tengo algunas lágrimas y sonrisas a medio salir. Mis ojos tienen la pupilas en una tonalidad pocas veces vista por mi. Me duele la vida en este momento, a la vez que agradezco la paciencia de mi ante mi. Estoy recogida en mi cuarto y no quiero salir hasta que al menos la moledera en mi cabeza pare de una buena vez.

Trato de parar esto sin pensar en la causa, los motivos, el entorno, lo que sea que haya gatillado todo este estado de cosas. Al parecer no hay nada visible a que culpar. Y quién soy yo para culpar a cualquier cosa por mi estado? En este minuto no sé cuál debe ser la táctica o la estrategia a seguir. Sólo me quedaré quieta, muy quieta hasta habituarme a la marea.

Son pasadas las 6 pm y falta mucho para el momento que permita justificar meterme a la cama a dormir. No quiero dormir, sólo una justificación para no salir de aquí y quedarme conmigo misma, sin pensar en los demás. Yo y mis principios de justificación.

Sigo temblando. Creo que la ansiedad está tomando su espacio. Recurriré a un clonazepán, sólo un poco para no acostumbrarme como ha ocurrido en más de una oportunidad.

Esto no me la puede ganar. Aunque tengo ganas de rendirme y parar todo, no puedo , no puedo, no puedo, no quiero. Esperaré hasta que salga la luna y me meteré de cabeza a la cama sin cubrir ni una parte de mi cuerpo.

Debo parar esto de alguna manera. Este fin de semana huiré al mar, no a encontrarme con Alfonsina Storni o la Violeta Parra, sino a encontrar el agua salada que me limpia de veras.

Al menos escribirlo me hace calmar las manos y mi cabeza. Buena señal. Sólo me quedaré quieta, quieta, hasta dormirme en algún momento.

Un gran abrazo a quien me lee. Todo estará bien. Siempre es así.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Angustiada, Ansiosa, ciclaje mixto y rápido, Ideación suicida, Manía, Trastorno bipolar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s