Preguntándole al viento

El cigarrillo y el café, dos amigos inseparables, me acompañan en esta madrugada. Creo que se avecina un nubarrón por sobre mi cabeza, y lo digo literalmente hablando. El cielo hace notar pocas estrellas y las que veo lo hago a través de algodones azules.

No quiero ir a dormir. Cómo hacerlo justo en el instante en que mis energías están a flor de piel, a punto de estallar de una buena vez. Cómo puedo, me pregunto, pensar siquiera en detener esta noche en que me vuelvo de algodón como para salir disparada por la ventana a ocultar estrellas.

Desearía estar junto al mar tan desnuda como arropada del viento frío. Amo esta noche, como no he amado nunca a las estrellas. Sé que parece un delirio, pero estoy embarcada en esta noche en una y mil ideas. Locura circular mi melancolía, me hace sembrar un poco más de vida. Acaso no tengo derecho al delirio? Válgame si he estoy lejos de mi juicio.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en ciclaje mixto y rápido y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s