Madrugada de juerga

Durante los últimos días he gozado de buena salud, así que haría muy mal en decir que me cago en la salud, como dijo por ahí alguien que me comentó cosas de las que ni me sé ni tendría por qué saber. Y es que mi cabeza no ha estado dando tumbos y mi cuerpo se ha visto alivianado con el agua tibia por la que he optado usar para asearme. Si, me baño y todos los días, como si no lo hubiera hecho el día anterior. Algo único dadas ciertas circunstancias en que la ducha no me atrae, más bien me repele por la pereza.

Recuerdo haber estado días sin acudir al agua, quedándome en la cama o en mi dormitorio sin ganas de hacer nada, pero nada. En otra he acudido presurosa por la obsesión de sacarme hasta el último aliento de la piel. Pero bueno, hoy puedo decir que eso no es así.

Vaya mañana de hoy. Me tomó trabajo ponerme abrir los ojos y ponerme en los dos pies. Cada vez que trataba de salir de la cama una pierna quedaba suspendida en el aire mientras la otra se aferraba a las sábanas.

Anoche tuve un espacio de recreación emocional junto a unas viejas amigas de la universidad. Suena raro decir viejas amigas cuando apenas llegamos a los cuarenta, pero las historias que tenemos juntas hablan de cierta antigüedad en el cargo. Días de cerveza, noches de ron y cerveza, tardes de cerveza, mañanas de cerveza… uno que otro dolor por ahí de esos que me pusieron los pelos al revés por algún despecho, o noches en que confundía al hombre con quien estaba por otro al que seguramente habrá tenido mayor impacto en mi vida. Cierto, en los años de universidad la manía estaba a la orden del día. Ya ni recuerdo la cantidad de amantes que tuve (si los viera tal vez no los reconocería), ni la cantidad de veces que pasé por encima de un muro.

Creo que se me está pasando la mano con el alcohol, pero bueno, es peor quedarme con el ímpetu. Como sea, anoche me tomé algunas licencias, como por ejemplo reír a carcajadas…

Un abrazo a quien me lee.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Biografía, ciclaje mixto y rápido, Trastorno bipolar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s