Y si me siento bipolar, qué?

Acaban de decirme que ya va siendo hora de que me olvide de mi diagnóstico siquiátrico y deje de estar girando en torno a ese decreto. Que deje de escribir aquí lamentándome de mis penurias y sinsabores y me dedique más a vivir. Qué podría decir ante eso?. Mucho, por cierto. De partida, si escribo en este blog es precisamente porque no me gusta andar diciendo todo lo que me pasa al resto del mundo cada vez que me preguntan “cómo estas?”. Qué voy a responder a eso, “mal?”, “más o menos?”. “bien?”. Todo eso es tan relativo que no tengo una respuesta idónea para todo el mundo. Debo confesar que soy una cínica que dice estar bien cuando por dentro estoy derrumbándome. Por eso escribo aquí, porque es para mi un alivio echar fuera todo como si en eso se me fuera la vida, y por qué no, compartirlo con quien me quiera leer, sin pensar en la reacción que pueda tener alguien que se tope con este blog por puro accidente.

Confieso que he vivido a todo dar. Que he jaraneado hasta reventarme. Que he amado hasta el cansancio. Que he recurrido a la mayor y más definitiva de las salidas. Si, yo, tal vez no sea la mujer ideal, tal vez no he cumplido con los cánones que algunos esperan de mi. Y quizás nunca llegue a un punto ideal, pero quién puede? o más bien, quién quiere?.  Que me avise, por favor.

He sido anarquista hasta con mis propios preceptos (casarme?, qué fue eso?). He quebrado mis propias construcciones y he sido la mayor de las boicoteadoras de mi propia existencia. Eso sonó extraño, pero qué va, cómo voy a expresar lo que siento en este momento que no sea rabia.

Como sea, todo lo dicho aquí tiene como propósito expresar que, sea una categoría siquiátrica o no, sea un estigma horroroso para algunos, o sea la prisión de la que nadie puede salir así como así, estos son algunos de mis estados posibles: voy del día a la noche, de la pena a la gloria, de la angustia al alivio, de la excitación a la catatonia simbólica, del agua al fuego, de la madera al papel, del beso al vómito, de la ternura a la tozudez, de la certeza a la ambigüedad… todo a la vez, a veces, y en una jornada, en otras. Si a eso le han denominado trastorno bipolar, de ciclaje rápido y mixto, pues bien, es muy probable que como todo constructo sociocultural, por ahora sea una denominación bajo la cual algunos quieran verme.

Bitácora de una bipolar salió de pura rabia y tristeza, por pura porfía y obediencia. Lo que partió como una ironía (autodenominándome bipolar), siguió como un bálsamo para mis días. Por ello sigo aquí, tejiendo lo que voy vivenciando, sin ediciones ni remiendos. Todo sale aquí como salga o como sea reprimido. Por eso digo ahora, soy bipolar y qué?

Un abrazo a quien llegó hasta la última línea.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en ciclaje mixto y rápido, Trastorno bipolar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Y si me siento bipolar, qué?

  1. Querida Claudia:
    Comparto tu sentimiento, basta ver el nombre que elegí para mí misma en esta comunidad.
    Cuando me quieren correr con que me etiqueto a mí misma, me da bronca.
    El diagnóstico no es una etiqueta, es una respuesta. Respuesta a tantas cosas que vivimos y no entendemos, porque somos diferentes a los demás. Sí, cada ser humano es un mundo y todo lo que quieras, pero padecer la bipolaridad puede ser un suplicio.
    Cuando no nos reconocemos a nosotros mismos, cuando nos sentimos ajenos a nuestra propia vida que nosotros mismos construimos, cuando nos da culpa sentirnos como nos sentimos, entre tantos otros momentos críticos, sabemos que hay una explicación: la enfermedad.
    El que no lo vive, no lo entiende.
    La bipolaridad nos define y no podemos evitarlo. Convivimos con ella, y no hay salida.
    “Acaban de decirme que ya va siendo hora de que me olvide de mi diagnóstico siquiátrico y deje de estar girando en torno a ese decreto. Que deje de escribir aquí lamentándome de mis penurias y sinsabores y me dedique más a vivir. Qué podría decir ante eso?”: ¿Cómo podés olvidarte del diagnóstico si lo vivís en carne propia a diario, si no podés escaparte de él? Es fácil decir eso. El diagnóstico no es el decreto, el decreto es la enfermedad. La tenemos. No podemos olvidarnos de ella, no podemos dejar de estar en conflicto con ella, no podemos “dedicarnos más a vivir” así haciendo de cuenta que no somos bipolares, básicamente porque lo somos.
    Me da mucha bronca que tengas que soportar ese discursito de autosuperación berreta.
    Tu blog es probablemente una buena descarga para todo eso que no podés hablar con gente que no entiende, y también es para tus lectores una palabra amiga con autoridad. Me hace bien leerte. En tus momentos buenos y en los malos. En tus logros, esfuerzos, fracasos, desesperaciones, optimismo, hastío. La cotidianeidad. Seguí “lamentándote de tus penurias y sinsabores”, porque te ayuda a vos y nos ayuda a otros.
    Te mando un abrazo enorme, un abrazo de amiga.

    • Claudia dijo:

      Mil gracias por tus palabras amiga, cierto que me provoca enojo los discursitos esos, por eso lo que acabo de hacer fue vomitar. Quien no lo vive ni se imagina la vida de esta manera. Y claro que seguiré aquí. Un abrazo enorme.

  2. Beca dijo:

    Si lo somos y asiento, somos bipolares, para muchos etiquetas para mi una alerta de que el mundo pesa mas que a otros, te mando todo mi cariño Clau!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s