Galletas de avena para la calma (o huyendo del abandono)

Me zampé un puñado de galletas de avena tan pronto como pude después de despertar. Y es que esas galletas tienen, para mi, una pócima mágica para entrar a un estado de quietud, aunque no sea más que ansiedad disfrazada, pero qué va, al menos para mi está bien por ahora.

Dormí acunada por las almohadas, como si fuese un bebé. Eso lo decidí anoche después de notar que no había brebaje para calmar mi ansiedad. Dio resultado. Descansé como un lirón y, aunque desperté a las 4 am, con deseos de fumar un cigarrillo, me resistí a la tentación. Ahora estoy adolorida por un resfriado que emergió como consecuencia de haber estado expuesta a personas con el virus. Mal, pero bien.

Ahora, creyéndome el cuento, estoy a pies pelado tratando de no pensar en lo que no puedo ocultar en este momento. Me duele el corazón de tanto evitar amar. Esa es la verdad. No quiero amar, no quiero estar enamorada ni aferrada a nadie. Me hace mal, mal, mal.

Después de mil relaciones, me doy cuenta de que la mayoría de las veces terminé huyendo para evitar el dolor. No hubo vez en el que no estuviera a punto de reventar, siempre corriendo, siempre tratando de olvidar. Miedo, tal vez. El abandono es quizás uno de los gatilladores de muerte más poderosos de mi vida y no estoy disponible para vivenciarlo una vez más. No.

En una relación de pareja emerge lo peor y lo mejor de mi y dudo que a estas alturas alguno quiera pasar por ese tránsito del amor-a-morir, a un amor-odio. Qué hacer? No sé. Por ahora me dejaré llevar por la ola a ver a dónde me lleva esta vez.

Un abrazo a quien me lee.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en El amante, el amor y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s