La ansiedad y las uvas

No podía dormir en paz. La noche se hizo extensa sin pensar en lo que estaba pensando. No habían pensamientos, sólo temblores y dolor. Nada, repito nada me hacía dormir. Tuve que recurrir al sucedal y el clonazepán. Qué otra cosa podía hacer. No podía meditar ni buscar la quietud en medio de las sábanas. De hecho, cuando finalmente pude, dormí al descubierto de la noche, pies libres y brazos estirados por encima de mi cabeza. La luna. Fue la luna la que me contuvo en ese estado insomne. Quién más que ella perturba de esa manera, sin causa aparente, mis días y mis emociones.

Hoy a duras penas salí de la cama, a tiempo para acompañar a mi hija en su escuálido desayuno. Me tiene preocupada, está esquivando la comida. Es algo incipiente, pero preocupante para mi.

Ahora, mientras escucho la armonía de los Rage, echo fuera la ira. Mis manos están temblorosas y mi cara está envuelta en una tensión de esas que me impiden sonreir. Qué va, otra vez en este estado mixto. Cuando creía que todo había pasado.

Me daré un tiempo hasta que me haga efecto nuevamente el clonazepán. Quiero tener los ojos dormidos y el cuerpo en son de paz.

Un abrazo a quien me lee.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en ciclaje mixto y rápido y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La ansiedad y las uvas

  1. Lourdes dijo:

    Hola: Descubrí tu blog por casualidad, aunque no creo en las casualidades. Estaba buscando información sobre si existe alguna relación entre la bipolaridad y la fibromialgia. Soy bipolar creo que desde siempre, aunque fui diagnosticada en el 97. Me identifiqué mucho con tus palabras por que así ha sido mi vida. Ahora me acaban de diagnosticar con fibromialgia para completar mi cuadro de dolencias. Me siento miserable, no quiero ver a nadie y trabajar menos, solo deseo dormir.

    • Claudia dijo:

      Lourdes, gracias por pasar por acá. Es probable que tengamos vivencias en común como he conocido en otros que han sido diagnosticados. Ya sabes del dolor (fibromialgia) y las marejadas de los ciclos (TAB), las oscilaciones y todo eso. Bueno, yo soy tipo I, mixto, de ciclaje rápido. He llegado a perder el sentido y el juicio, según los siquiatras.
      Un abrazo y, nada, que si quieres hablar estoy por acá.
      Clau

    • elyvidalo@gmail.com dijo:

      Qué pena descubrir más personas con esto. yo que vivo la experiencia de vivir con una madre con la misma enfermedad, sólo puedo decir que lo que nos toca vivir no es mejor que lo que viven los que están enfermos. quizá lo que sentimos frente a lo que ustedes viven es infinitamente más doloroso y fuerte… porque ustedes aturden sus mentes con drogas para no pensar, para no sentir, para no estar…. pero nosotros tenemos que hacer frente a todo eso…. y ni siquiera sabemos cómo enfrentar estas cosas y estas vivencias. No sabemos cómo ayudar y muchas veces no entendemos el por qué debemos ver cómo nuestros seres amados se dejan caer en un abismo sin fondo y no atinan a nada más que seguir anestesiando sus conciencias. Yo no soy experta…. ni nada parecido… pero tengo amor en mi corazón, el amor de Dios que todo lo cubre y no alcanzo a entender cómo es que las personas que dicen amarnos, nos hacen vivir tanto dolor. Vivir es mucho más que respirar… pero nadie puede vivir por otros…. aunque queramos vivir y ser felices por otros…. aunque desearíamos con toda nuestra vida poder poner un poco de felicidad en la vida de quienes queremos… pero la frustración es tan grande cuando vemos que nuestros esfuerzos, pocos o muchos (en mi caso personal he intentado todo…. he dado todo) la realidad sigue igual. Es como si fuéramos una sombra en la vida de las personas aquejadas con la maldita Depresión, porque se transforman en seres insensibles al dolor de quienes los amamos. Como hija de una madre depresiva, puedo decir que nuestro dolor es mil veces peor que el que sienten los que están enfermos del alma.

      • Claudia dijo:

        Hola, lamento tu situación. Entiendo a través de mi familia lo que es vivir con alguien que tiene una de estas enfermedades de nunca acabar. Lo que puedo decirte, en mi caso, es que las píldoras que he tomado me han salvado la vida y he quitado el dolor que ha vivenciado mi familia y en particular mi hija.
        Sin embargo, si dices que el dolor de quienes acompañan a alguien en depresión es mil veces mayor, te invito a vivir lo que significa el vacío y el dolor desgarrador. Me parece que haces un juicio de valor con justa razón, tienes la experiencia de muchos. Pero te sugiero que no subestimes el dolor de quien tiene depresión. Las píldoras atontan pero no apaciguan el dolor. Te lo digo desde mi experiencia.
        Que estés bien

  2. Carla dijo:

    Ufffff, no creo en las casualidades, llegue a esta página buscando los efectos del Sucedal porque me siento mal del estómago y recurrí a ese medicamento porque pasé dos semanas sin dormir con 6 clonazepán no podía dormir tuve un problema muy grave que me quitó el sueño. Ahora tomo esta pastilla pero me hace mal al estómago, también soy bipolar y entre lamotrigina, clotiazepan , clonazepan ya estoy saturada de tomar lo mismo y no ver mejoría alguna solo me mantienen pero he tenido problemas personales tan grandes que se descontroló todo, debo cambiar todo el tratamiento, que bueno que exista gente con quien compartir esto, por que lo primero que te tildan es de loca, no que estas enferma, nadie quiso esta enfermedad de mierda.(perdón el garabato)

    • Claudia dijo:

      Te entiendo muy bien. Hasta donde sé, no escogí vivir con bipolaridad. He recibido todo tipo de consejos, pero a la hora de la verdad, tengo que salir de las crisis a pura paciencia en la espera porque los medicamentos me hagan efecto o al menos hasta encontrar la salida de las emociones que me habitan cuando me toca enfrentarme a situaciones que me desestabilizan. El sucedal es algo que me envía al sueño, pero no me mantiene en él. Pero al menos para mis cables sueltos que me impiden dormir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s