Voces en retirada, pero ausente

No recuerdo cuántas píldoras para inducir el sueño tomé, sólo recuerdo largas horas en vigilia tapándome los oídos, procurando la tranquilidad deseada. Dormí unas tres horas y amanecí con menos barullo en mi interior, pero distanciada del presente. Estoy tratando de sujetarme a mi tabla de madera. Esta vez el vendaval vino fuerte, y la verdad estoy a punto de darme por vencida.

Estoy cansada, aturdida, a penas escribo y mis dedos relinchan porque les estoy obligando a echar afuera lo que me pasa. No sé, no tengo angustia, ni pena, ni melancolía, sólo la nada misma.

He encendido incienso, ventilado mi pieza, ordenado el escritorio, todo en un intento para permanecer en pie, pero nada. Me duele el cuerpo de tanto dolor. Mis hombros aletargados, ni siquiera resisten estar en la cama. No quiero dormir, no quiero descansar. No quiero nada, simplemente.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Anhedonia, ciclaje mixto y rápido y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s