Viraje latente

5:30 am, y me figuraba fumando un cigarrillo junto al jardín. ¿Cómo llegué hasta ahí? Ni idea. Seguramente llegué arrastrándome como en los tiempos del ingreso en que me arrancaba del pabellón para ir a fumarme unos cuantos cigarrillos por pura angustia, por pura pena, por pura ansiedad. Ni los SOS, ni las contenciones me sacaban de ese estado de elevada rapidez, irritabilidad, y a la vez infinita pena, en suma, un vacío de contenido sin límites a la vista.

Hoy no fue tan brusco el cambio; me doy cuenta de que después del aumento de la dosis de quetiapina y aripiprazol estoy con cierta rapidez en la cabeza, pero menos que hace dos semanas por cierto, pero algo queda entremedio que no se quiere ir. No sé, hasta ayer me costaba un mundo salir de la cama. Hoy me cuesta un mundo decidir si me quedo o salgo de ella.

He sido disciplinada con los medicamentos, pero no con el trasnoche. Digo, se supone que con la quetiapina el sueño vendría de alguna manera, pero tal vez la dosis no es suficiente. Me dan ganas de seguir… Como sea, dentro de dos semanas vuelvo a la consulta con la siquiatra (estoy visitándola cada dos semanas); ahí me dirá qué hacemos esta vez.

Lo cierto es que estoy más tranquila, más, no sé, tengo demasiadas ideas en mi cabeza. Lo que sale de los dedos es que estoy durmiendo a saltos, que aunque recurro a los inductores del sueño, no es suficiente. Casi no estoy con antidepresivos, tal vez haya que eliminarlos temporalmente, quizás… la doc dirá a partir de mis sensaciones y su ojo clínico.

Por cierto, después de que desperté fumando en el patio, regresé a la cama y dormí dos horas más, luego desperté y me levanté corriendo, yendo a ninguna parte. Por eso estoy escribiendo ahora aquí; en cierta manera me obligo a ordenar las ideas y sentarme frente a mi estación de trabajo para poner mi mente en algo que no se mueva tanto.

Como ya he dicho, tengo mi “manual” para crisis (tipo “hágalo ud. mismo”); lo fui cultivando a puro viraje. Pero confieso que no es suficiente: Medicamentos, no faltar a las citas con la siquiatra, escribir en mi libreta las tareas para el día y la semana, ordenar mi pieza, ducharme de cabeza a pies (muy importante), tratar de pasar desapercibida frente a mi familia, porque eso de escuchar la misma cantinela…, etc. Bueno, otra de las cosas que hago es escribir aquí, exponiendo a quien no se aburra leyéndome, cómo trato de aferrarme a mi madero y zafarme de las oscilaciones que generalmente son rápidas y mixtas. En eso estoy ahora mismo.

Un abrazo a quien me lee.

Claudia

 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en ciclaje mixto y rápido y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s