Contra el sinsentido

Desperté por puro dolor. Tomé las píldoras cuatro horas más tarde; no es tanto tiempo pero algo me huele mal. Eso de volver a sentir que el TAB no tiene cura y sentir que mi presencia causa más daño a los que amo, es una procesión que intento llevarla por dentro.

La razón por la que insisto en seguir el tratamiento, en levantarme aunque sea después de empujarme (literalmente), es porque tengo una hija que depende de mi. Ya bastante ha vivido durante mis crisis más profundas, mis desvaríos, pérdidas del juicio (según la doc), derrumbes, etc. Cuando me hablaron de sus llantos, sus golpes en la muralla, su negación a comer, mientras estoy ingresada, se me partió lo que me queda de alma. La última vez fue en el 2011. Desde entonces mis crisis han sido contenidas en mi casa , mientras me encierro en mi espacio y cubro la cara y las manos para que no oigan mis relinches, llantos desgarrados y cosas por el estilo. Desde entonces, mi esquema de tratamiento se modifica todos los meses. Claro, si tengo arranques más de cuatro veces en el año…

Hoy sigo en el camino de vaciar de mi el contenido aquel que me deja por las nubes, o por el suelo (ya no sé muy bien en qué voy).

Me miré al espejo con detención y noté que mis ojeras volvieron a tener ese color púrpura tan propio de las descompensaciones. (La pucha que me cuesta escribir y y describir). Siento el cuerpo apaleado, con un fuerte dolor permanente. La bendita fibromialgia y sus manifestaciones me han tenido sin ánimos de nada. Como me pesa esto de mi cuerpo. Si no fuera por mis virajes mixtos, estaría metida en la cama todo el día.

Ahora mismo siento algo de melancolía, pero a la vez optimismo, no, ya se fue. No sé, necesito ordenar mis cosas para partir de nuevo con el día.

Mientras escribo, reviso mis tareas, limpio mi escritorio, reviso el celular, limpio mi nariz, contemplo mis cigarrillos. Voy por uno…

Regresé. Fumar fuera de la casa es todo un logro.

Ahora, siendo día domingo, necesito hacer cosas. Me atrasé con mis labores y debo hacer una entrega mañana. Tengo un manejo optimista del tiempo. Insisto en que lo voy a lograr. Bueno, ya veré. Por lo pronto, dejo hasta aquí mi bitácora diaria (capaz que regrese por la noche para seguir resistiendo, esto parece un combate por la vida).

Un abrazo a quien me lee.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en ciclaje mixto y rápido y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s