El agua, el chocolate y los abrazos

Hoy fue el primer día en 5 años en que a mi despertar no le siguió un cigarrillo, sino un vaso de agua y mis medicamentos, por cierto. Qué habrá sido? Simplemente la paz, creo, que habita en mi en este preciso instante al son de melodías musicales que barren de mis oídos la escucha de la tormenta.

Enfocándome en lo esencial, he buscado fijar la mirada en las pequeñas cosas que habito. Miro mi tobillo roto, envuelto en yeso y sólo le digo que espere su oportunidad para salir nuevamente a la luz y tomarse una larga ducha tibia. Miro mis manos algo duras por el frío, y las envuelvo en las sábanas que me han cobijado durante una semana. Tomo mi pelo, y lo peino como si fuera a salir, cepillo mis dientes y lavo mi cara y lo que pueda exponerse al agua.

Hoy cumplí una semana de estar dentro de mi casa, disfrutando de la tranquilidad que me da el dejar fuera de mi lo que me angustia. No es que no haya venido por aquí la pena y la algarabía, ellas siempre se sientan conmigo; es sólo que esta semana me la he pasado simplemente, encaminada a disfrutar de la tranquilidad que a veces me da la soledad.

El compartir un chocolate caliente con mi madre ha sido otro momento de plenitud. Es sólo eso, tomar la cuchara para agitar el contenido de una tasa en la que se lee “no sufro de locura… la disfruto a cada momento”,  y que lleva dentro un delicioso chocolate bien cargado, y simplemente beberlo lentamente al compás de una conversación sin grandes aspavientos.

Sin duda, el mayor regalo del día, ha sido el abrazo de mi hija, de esos que a regañadientes me dicen que me ama a pesar de los pesares, a pesar de mi misma.

Bendiciones a quien me lee.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Bendiciones, Bienestar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s