El camino es verde

Heme aquí, con un chocolate en una mano y el teclado del compu en la otra. Qué decir? Estoy bien, sana, sin la bota ortopédica, caminando como nunca y con la palabra a flor de piel.

Hay dolor, sí, hay pena sí. Las guerras me duelen hasta el infinito. Cada muerte es un puñal en medio de mi pecho. Sé que debo controlar esas emociones; a veces se me va el sentido en la palabra guerra, pero qué puedo hacer sino orar para que el destino de miles de personas que nada tienen que ver con las causas del dolor sea el mejor. Qué digo? Sí, no puedo negar, el dolor me duele. Cómo poner al mundo entre paréntesis y simplemente vivir? Ni idea. Sólo lo intento.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Muerte, Trastorno bipolar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s