Buen despertar, entonces buen día!

Con un poco de buena fe, voluntad y meditación, anoche dormí casi de corrido, sin recurrir a los químicos. Me tomó algo de tiempo, el que asumí con toda resignación, como a sabiendas que de todas maneras la mañana llegaría a pesar de todo. Porque siempre es así, con la lluvia en los ojos o la piel erizada, siempre se asoma el alba, en vigilia o en mis sueños.

Quedé agotadísima después del pequeño evento de subida-bajada. ¡Qué día ayer! Si me la pasé hablando todo el día como hace tiempo no lo hacía, si hasta el teclado del compu se gastó de tanto teclear. Me movía de un lado a otro buscando algo que había perdido: la calma.

No alcancé a establecer cuál había sido el punto de emergencia de todo, el origen, el gatillador, cuando vino de improviso la marejada hacia abajo, con las rodillas unidas a los codos y las lágrimas esparcidas por el teclado. Sólo quería parar un rato, dejarme llevar por la certidumbre de querer parar todo eso de una buena vez. No es que haya llegado a una nueva etapa de negación; hace tiempo que asumí que mi estado me acompañará por lo que me queda de vida. Pero aun así, necesitaba pensar en una probable cura, un momento de paz en que no tuviera que preocuparme por el control de las prescripciones y todo eso. Como sea, siempre hay algo que me saca de ese estado, si no es un abrazo, es una mano que se agita delante de mis ojos como despertándome de un mal sueño.

Hoy las lágrimas están escondidas y el temblor de las manos también, pero estoy cansada. Aun así, hoy quiero que sea un día especial, simplemente porque me lo he propuesto. 

Voy a dar una vuelta por ahí con unas amigas y a olvidarme un rato de la mala pasada de ayer. Este es justo el momento en que no debo aislarme como tradicionalmente lo hago, pero con calma (¡Uf!, que trabajo me toma).

Antes realizaré las tareas que me propuse para el día de hoy. 

Un abrazo a quien me lee.

Claudia

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Bienestar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s