Vamos, vamos, vaaaamos a cortar el cabello

La cabeza algo mareada está. Me siento bien, de verdad bien, es como si tuviera el control de las cosas que tengo que tener controladas. El detalle está en que no puedo o al menos tengo ciertos problemas para calmar mi ansiedad y no quiero recurrir a los ansiolíticos.

Vengo de cortarme el pelo. La verdad era necesario. Para cambiar la frecuencia, necesito cambios físicos. Era un tatuaje o el corte. Me quedé con el corte.

Ahora a esperar lo que me diga mañana la siquiatra. 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Ansiosa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s