De la autoestigmatización

Como lo habrán vivido otr@s herman@s que coexisten con la bipolaridad, he conocido el infierno mismo: siquiátricos, contensiones de los brazos, electricidad en mi cabeza, ausencias interminables, abandonos, vagar por las calles… podría seguir, pero no tiene mayor sentido que el tratar de contextualizar lo que quiero decir.

Creo que quienes convivimos con la bipolaridad tenemos un compromiso con nosotros mismos con desmitificar características que nos consignan como dementes o personas de las que no se puede fiar. Puede que haya quienes no estén preocupados de aquello, pero por el amor que profeso por los míos y por la vida misma, ahora que estoy casi en paz, tengo la necesidad de romper con ese hielo.

En mi modesta opinión, creo debemos aprender a llevar la bipolaridad como una enfermedad que nos sienta mal, pero que si nos apegamos a unas reglas, puede ser una oportunidad para vivir de otra manera. Una de esas reglas, debería ser la aspiración a llegar y permanecer en un estado de disfrute de la vida, de contentamiento, de reír a carcajadas, de compartir, pero sobre todo, de estar conectados con el mundo.

Es cierto que en crisis la probabilidad de lograrlo es muy difícil. Cierto, la pena infinita nos desvincula del sentido de vivir, nos quita las ganas de sentir y nos llena de desesperanza, conduciéndonos en ocasiones a tomar decisiones terminales, sin retorno.

Creo que el polo opuesto nos desconecta de la realidad que construimos junto a otros, volviéndonos más reticentes a aceptar que hay cosas que tienen un tiempo y un espacio donde hacerlas.

¿Cómo no voy a pensar que mi sola presencia es un estorbo entre otros? ¿Quién confiará en mi si mis estados de ánimo son tan cambiantes?

Tantas preguntas que me he hecho a lo largo de este camino de conciencia de vivir con la bipolaridad solo me han causado daño.  Llevo años tratando de estar en un punto de equilibrio y solo recientemente he entendido que en ese equilibrio deben coexistir mis dos polos opuestos. Si lo acepto, creo que puedo seguir adelante alimentando la esperanza de llevar mi vida tal cual, mandando a la punta del cerro a quienes me juzgan por mi condición.

Un abrazo a quien me lee y otro para mi misma.

Claudia

 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Trastorno bipolar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a De la autoestigmatización

  1. Alberto Caselles dijo:

    Claudia, me encantó tu comentario. Da la sensación de que tras la búsqueda alcanzarás el equilibrio. No es cuestión de días lograrlo, ni tan sencillo mantener la estabilidad y ese estado de disfrute diario. Yo llevo cinco años instalado en él y he aprendido a mantenerlo. Mientras la vida me respete, claro está :))

    • Claudia dijo:

      Alberto, creo que he alcanzado el equilibrio al aceptar que ambos polos pueden estar aquí cuando se les de la gana, pero yo estaré para acoger (los/me) cada vez que sea necesario. Llevo años haciéndolo sin saber. Es espectacular disfrutar de los momentos de tranquilidad de las agua. Puede durar lo que sea, pero cuando vienen son muy intensos. Un abrazo

  2. Lourdes dijo:

    Hola; es muy cierto todo lo que expresas. Me identifico mucho contigo por que hemos tenido experiencias similares.
    Quiero preguntarte; alguna vez estando en eutimia has tenido un ” black out” . Me pasó eso de domingo a lunes. Me despertaron el lunes a mediodía y pensaba que era domingo. Borré por completo lo que hice durante ese tiempo, cosas muy fuertes y no me sobre mediqué porque las medicinas están en un lugar controlado. La semana fue agotadora, pero estuve en control, no entiendo que pasó.

    • Claudia dijo:

      Si Loudes, me ha pasado en varias oportunidades, sobre todo con eso de los días, y situaciones concretas. De hecho hoy mismo no recordaba algo de ayer. Hoy creo que estoy en una eutimia relativa. Así le llamo a poder controlar mis oscilaciones.

      Creo que es natural que nos pase, no solo por los medicamentos. Nuestras neuronas no siempre responden. Como sea, siempre hay una salida, aunque sea temporal, solo hay que hacer un nuevo pacto para seguir viviendo.

      • Lourdes dijo:

        Cuando pienso que todo va excelente me pasa algo para hacerme entender que no me debo confiar demasiado. Gracias por contestar, que sigas bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s