Agarrándome al madero

Saben cómo se siente que te lance lejos una ola? Quedas con el cuerpo adolorido, no? Bue, así quedé yo después de esta mañana-tarde, así que me puse a leer aquí para ver qué es lo que hago en estos casos y traté de seguir los pasos que me propongo cuando estoy en medio de la calma:

Lavar los platos, llorar, asear la cama, llorar, sacudir el colchón, llorar, limpiar los libros, llorar, aspirar el piso, llorar, botar la eterna basura, llorar, ordenar las pastillas, llorar, revisar la agenda, llorar, preparar la comida, llorar, servir la comida, llorar, volver a lavar los platos…. y llorar mientras escucho una de esas canciones que me hacen reir.

 

 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s