No estoy enamorada, pero me duele el estómago

Anoche fue un día de aquellos, en compañía de amigas, que me invitan a beber una copa de vino. Y es que la dosis exacta de felicidad en mi siempre se ve acompañada de un sorbito de esos.

Hoy amanecí con dolor de barriga y sin el menor arrepentimiento. Mal, lo sé, pero de vez en cuando encontrarme con un fruto de la madre tierra me va bien, me acompaña, me estimula y me hace perder un poco ese sentimiento de que no puedo llevar una vida como la de cualquier persona que conozca.

 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s