Las palabras vuelven de alguna manera

Ayer la melancolía se habitaba sin piedad. Ayer ni siquiera una sonrisa me acercaba a la tranquilidad. Hoy, aunque con una fuerte migraña, soy capaz de convocar a una sonrisa, una de esas que me dejan despierta para saber cuándo viene ese trozo de felicidad que busco en medio de la realidad cotidiana.

Que vivan los abrazos terapéuticos, incluso aquellos que son a distancia.

Felicidad para todos y todas.

Clau

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Abrazo terapéutico, Biografía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s