Mega zolpidem para el insomnio

Anoche me daba vueltas en la cama, no había método de relajación que hiciera efecto para mi deseo profundo de cerrar el día de una vez por todas.

El día había sido cargado de rabia, pena y melancolía, algo parecido ocurre hoy.

Mi amigo el zolpidem tuvo que salir de su cajita para darme una mano. No quise recurrir a un ansiolítico, no era necesario, sólo dormir y parar la máquina, desconectarme de un día en que mi mamá tenía reacciones tipo pataletas de niña.

Hoy amanecí algo desanimada, pero es natural, obligué a mi cerebro a dormir con un inductor del sueño que, como tal, da el primer empujón pero no asegura el sueño profundo. Como sea, como efecto secundario, sabido por mi, mi agudeza mental y coordinación experimentan un deterioro, nada grave, pero aquí están mis manos que escriben con dificultad.

Ahora tendré que tener especial cuidado mientras trabajo en este día de lluvia invernal.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Trastorno bipolar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s