Luces apagadas

Estoy con una jaqueca de esas que me hacen ver puntos de colores. Mis manos tiemblan y mi esqueleto no puede sostenerme. Escribo desde la cama, con el esfuerzo de escribir aquí con un grito ahogado de auxilio.

Cuando de mi salen los monstruos devoradores de cordura, siempre siembro tempestades, con los ojos morados de llover.

¿Qué es esto, otra vez? Me cuesta diferenciar la amargura de la pena insomne. Por lo que alcanzo a distinguir mi reloj se detuvo, mi marcha se aquietó y simplemente apagué la luz.

Esta es la parte de mi vida en que hago que todos se alejen de mi.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Trastorno bipolar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s