Sueño, bendito sueño

Levantarme de la cama se ha vuelto una tremenda odisea. Concentrarme en el trabajo que finalmente vino, requiere un ejercicio a cada momento. Ese ejercicio consiste en detenerme cada media hora, respirar hondo, recostarme en la cama fumar un par de cigarrillo y seguir con un café mientras leo y releo mi agenda diaria.

Ya no salgo de la casa; no tengo ni la disponibilidad ni las ganas. Casi no hablo con mis amistades y quienes me aman tienen que bancarse mi cara y mis pocos ánimos de hablar.

Estable, estoy algo más estable. No importa pagar el precio, por ahora.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Medicamentos, Trastorno bipolar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s