Simplemente, quiero tener dosis diarias de felicidad

Entre baños de sales y movimientos de piernas sobre una bicicleta me la he pasado estos  últimos días. Estoy recobrando el aliento y mi esencia se está manifestando a través de varias carcajadas al día.

Por supuesto, todo en mi tiene su aliento de vida, como de muerte. Pero la sal disuelta en agua, el racimo de rosas sobre mi mesa, una roca de cristal sal, otras tantas de variados colores, mi escritorio ordenado y limpio, mi cama estirada, la cortinas del techo al piso sin lágrimas circulando por sus surcos y tantas otras bellezas del día a día en mi vida, me recuerdan a cada instante que las vías del metro no pueden ser el término de mi aliento.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Bienestar, el día a día y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s