Siempre hay razones

Buscando en medio de mis recuerdos y mi presente, me asaltan la vista tanta generosidad de la vida misma y sus bemoles.

¿Cómo olvidar esos días llenos de tortura en que recibí el abrazo terapéutico?

¿Cómo no aprender de los tropiezos caídas que alimentaron mi experiencia?

Sí, hoy a un día de haber cumplido 43 me sumo a la cadena de bendiciones que de manera explícita han hecho de mi vida el mejor lugar para recordar el sentido y su voluntad.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Abrazo terapéutico, Bendiciones, Bienestar, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s