De mi resistencia

Ya basta, cansada estoy de deambular entre la furia y el llanto, el día y la noche, el agua y el fuego. Ya basta, me parece imposible no salir de este encierro abierto de par en par hacia el vacío.

Quién sabe, por estos días la cabeza medio que da vueltas hacia un profundo estar siendo de esos que remueven cualquier quietud, sobre todo la que me habita cuando sólo pienso en mi y mis circunstancias.

Ego y más ego es el que emerge de mi condición de humana-habitante-en-tránsito.

Hoy quiero comentar especialmente estos momentos en los que me niego y me opongo profundamente a la categoría siquiátrica de trastorno bipolar tipo I, de ciclaje mixto y rápido, mi diagnóstico.

Pasa que la primera vez que me hablaron de esa condición en mi, quedé medio aturdida. No sólo porque significaría medicamentación y todo lo que envuelve este estado crónico. -según los que son reconocidos como especialistas en el tema-, sino también porque siempre he sentido y creído que las categorías que contiene al campo de la salud mental son una construcción simbólica que niega las expresiones genuinas de las emociones y las esconde o encierran según sea la necesidad, en un cuarto panóptico.

Es cierto, alguna de esas categorías se aplican a personas que de alguna manera se topan con el hacer daño a sí mismo a al mundo.

Lo cierto es que, -yo hablando sólo por lo que la bipolaridad envuelve-, el acompañamiento y la contención son fundamentales, primordiales, en el manejo de las crisis. Aquí se me escapan las reflexiones que se oponen a la medicamentación y me oriento hacia las condiciones materiales que se involucran en nuestros estados de internación.

Como ya he dicho, cuento 5 ingresos y 6 intentos de esos que buscan terminar con todo. Que sólo he fallado porque he calculado mal el tiempo de llegada de alguien que lo evite. Que por más que he tomado medidas absolutamente determinantes, algo ha fallado… y lo agradezco hoy que puedo mirar a los ojos a mi hija y sus manitas ya crecidas (ya son 15 años desde que vino a mi vida).

Pero, desde mi experiencia, creo que la siquiatría sólo trae más dolor, tanto en su forma como en su fondo.

En su forma, por cuanto modela un estado de cosas de tal manera que restringe nuestra expresión vital. El gritar, lanzar cosas, caminar desnudos por una avenida, hurtar un chocolate, elevar la voz hasta el firmamento, no tienen cabida en una sociedad donde se hacen esas mismas cosas pero con otro nombre.

En su fondo, porque nos somete a un poder que limita nuestras convicciones, porque sí las hay. Nos han hecho creer que no tenemos otra salida que no sea la de rendirnos a los pies de hombres o mujeres que ostentando un delantal, nos conducen a un regimiento en el que las voces se ven opacadas con ruidos de cables y jeringas.

Bronca, sí, lo confieso, bronca por no dejar que respuestas y salidas alternativas a un tratamiento no sean masificadas. Costosos son los tratamientos que venden curanderos y terapeutas que no recurren a la medicina alópata. Cierto, a nuestro alcance sólo está el servicio de salud que dispone de unas cajas de píldoras o en el último caso, de una camilla que puede o no estar pegada a unos electrodos. Al menos ese ha sido mi experiencia, insisto, la mía.

Hoy sólo quiero recordarme que un abrazo terapéutico pesa más que 1.200 mg de litio o 600 mg de lamotrigina, o quizás 15 mg de aripiprazol.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Abrazo terapéutico, Biografía, Hospitalización, Medicamentos, Salud mental, Trastorno bipolar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s