De la experticia (o cómo se descascaran los expertos)

Creo que la experticia es una construcción simbólica sustentada en la vanidad de quienes, bajo ciertas condiciones, pueden ostentar credenciales y títulos de tales, o al menos de eso estoy segura desde que fui una habitante-en-tránsito en un programa de doctorado. Claramente, no soy “experta”, pero no menos vanidosa que cualquier humano que dice cosas que parecen sacadas de algún lugar común. Aquí va una prueba…

¿Que por qué creo eso de la construcción…? Primero, una construcción, para mi, es una producción-creación-desarrollo de algo que se basa en cualquier cosa, por ejemplo, la cultura. Qué manera de simplificar las cosas, pero bueno, de eso se trata cuando quiero decir algo “complejo” en letra “simple” (aquí una muestra de mi vanidad).

Como sea, la “experticia”, -si la entiendo como la arrogancia de rendir culto a lo imposible de conocer completamente-, no la creo como un argumento para opacar el mal nominado sentido común.

¿Que para dónde voy? le voy a dar una vez más a la siquiatría y sus alrededores.

¿Alguien puede refutarme que lo que es locura para una época es una brillantez para otra? Creo que en cada tiempo “expertos” van nombrando a alguien bajo ese rótulo; pero a la vez quienes no tienen calidad de tales ante la “comunidad científica” lo ven de otro modo.

En el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (por sus siglas en inglés, DSM) se señala que el trastorno bipolar es una “enfermedad orgánica crónica, que actúa sobre los mecanismos que regulan las emociones. Es una alteración de los mecanismos bioquímicos y eléctricos que regulan la actividad cerebral. Esta alteración produce altos y bajos desproporcionados o sin mantener ninguna relación con los acontecimientos de la vida. Estas alteraciones afectan a los pensamientos, sentimientos, a la salud física, al comportamiento y al funcionamiento cotidiano.”

¿No es esta una definición en la que caerían muchos sin saberlo? y a decir verdad ¿cómo saberlo? Aquí es donde se descascaran los expertos. ¿Cómo pueden separar este “trastorno” de una genuina forma de ser, estar, sentir, crear…?  ¿Qué eso de “altos y bajos que no tienen que ver con los acontecimientos de la vida”? La verdad, creo que quienes hemos sido diagnosticados con tab es por nuestra biografía, y la verdad, sólo basada en mi experiencia, creo que las respuestas pueden ser anómalas respecto a los acontecimientos, pero son una respuesta a fin y al cabo.

Llanto, grito, desgarro, suicidio, creo son respuestas a los acontecimientos de la vida, a la propia manera de quien lo vive.

Sí creo que nuestros estados comprometen pensamientos, sentimientos y todo eso que se menciona, pero en el contexto de vivir nuestra vida de una manera intensa, fuerte, decidida, a veces, cohibida otras.

La depresión, la (hipo) manía, la eutimia, son conceptos construidos en un contexto histórico determinado y aquí no sé qué tanto han aportado los expertos (no faltará quien me diga que ya se ha hecho y que por eso mismo hay estudios que lo avalan).

Me he ido por las ramas, lo sé, sólo quería decir que el mal denominado conocimiento experto no da puntada sin hilo, que cataloga a sus “pacientes” de acuerdo a intereses particulares. Como quisiera presentar aquí evidencia de aquello, pero me arrancaría aún más por las ramas.

Salute!

 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en El siquiatra, Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a De la experticia (o cómo se descascaran los expertos)

  1. SamFlipe Olmedillas dijo:

    Irte por las ramas tal vez. ..pero al ser tu árbol estas en casa y con derecho a brincar.
    Ya lo dices todo y lo dejas de decir. Esta enfermedad le compensa a muchos economicamente.
    Un saludo y tratarse de una forma natural

    • Claudia dijo:

      Muchas gracias por tu comentario.
      Cuando hablo de irme por las ramas es cuando tomo consciencia de que mi pensamiento suele ser divergente y eso me ha puesto en muchos aprietos.
      No sé cómo si esta condición puede compensar a muchos económicamente. Quienes nos la pasamos con desvaríos mixtos tenemos una alta probabilidad de tener un trabajo precario. Al menos es mi caso y el de muchos que conozco. A todo esto, sobre tratarnos de forma natural, completamente de acuerdo, por eso escribo aquí, me expreso tal cual soy y eso incluye mis contradicciones y maravillosos delirios y a veces oscuros delirios. Como dijo alguien, no sufro una enfermedad, he aprendido a disfrutar de las cosas simples, como levantarme de mi cama y no de una camilla de hospital.
      Te saludo

  2. SamFlipe Olmedillas dijo:

    Es agradable y necesario ser uno mismo. Conocerse es fundamental. Girarse a esperar un apoyo emocional es bien difícil no obstante tampoco imposible.
    Aquí me tienes para alguna que otra charla…un saludo y pasa un día estable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s