Mi madero

Bien. Me la he pasado ordenando cosas y encontrándome con pasado y presente hechos dibujos, cartas y fotografías. Debo reconocerlo: el 99% tiene que ver con mi maternidad, la condición más revolucionaria de mi vida. Sí, fue la búsqueda y opción que hasta el día de hoy constituye mi principal pilar. Así, cuando viene el vendaval con todos los troncos sucios y desmembrados, ahí salto hacia ese madero que me sostiene mientras dejo que el despelote fluya. No digo que mi hija sea el madero, sino la naturaleza del tremendo vínculo visible que se ha establecido con ella, a pesar de nuestras distancias en circunstancias de esas que mejor no traer.

Como sea, hoy terminé de ordenar fotos que estaban escondidas en libros, agendas antiguas (las conservo desde 1996). Ubiqué una muy especial donde mi hija está con una bufanda de colores. Es bellísima… Y… caí en cuenta que estoy a punto de cumplir 45 y sigo viva contra todo pronóstico. Sí, viva, bien viva estoy, a pesar de los días que he recorrido este verano.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Biografía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s