¿En qué estoy hoy día?

Un día a la vez, esa es la consigna, pase lo que pase, siempre. Por eso, suelo hacer un alto en medio de la tarde para percibirme, sentirme, leerme y abrazarme. Hoy no ha sido la excepción.

El día amaneció con dolores en el cuerpo, cansancio crónico, pesadez en la sonrisa y punzadas en la cabeza… pero mi mente clara, activa, calma, controlada.

Es usual que los días de nubes cargadas de agua siembren en mis días un dejo de soledad interna, como si las aguas se estancaran y dejaran de fluir temporalmente. Siempre es así: el agua vuelve a tomar su curso.

No niego que ese curso puede volverse vendaval de vez en cuando, pero el madero siempre está aquí para sostenerme firme y sin dudar que pronto acabará.

Sí, hoy ha sido un día de reflexión ante el dolor de mis músculos y la cronicidad del sueño y la fatiga.

Bendita fibromialgia de mis días, vienes con todo para luego llevártelo.

 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Fibromialgia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s