Tregua para mi espalda

Me levanté con la mañana bien mañana, de esas en que alumbra el frío y la calidez al mismo tiempo, antes de las 7 am.

El agua de toronjil hizo efecto: dormí plácidamente casi sin sentir como la espalda, fundamentalmente, era arrastrada a la pérdida de sentido de la calma. No estuvo mal, acostarme temprano siempre es bueno para evitar recaídas y sobre todo para despertar la lucidez, tan escasa que anda.

Ahora, a continuar laborando.

 

 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Fibromialgia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s