Entre morir y no morir, me decidí por seguir

Cierto, cada vez que alguien se somete a los rieles del metro, algo de mi se queda ahí. Algo de lo que siento se vuelve de invierno sin tregua y algo pasa directo a lo torrencial de mis días.

Esta vez no fue la excepción.

Me tomó tiempo decidirme a escribir sobre los últimos eventos ocurridos en las vías del metro; tamaño dolor me habita cada vez que siento el grito y las agitadas manos sobre la cara de los pasajeros que quedan temporalmente sin vida, fuera de sí y del día mismo.

Es entonces cuando elevo una plegaria por quienes, desde la angustia y el vacío de sentido, se lanzan a la puerta lateral de este teatro de la vida. Es cuando deposito mis manos sobre el madero al cual me aferro cuando llega el vendaval y me agita con la invitación a poner en desorden el caos que siembro si tengo la duda razonable respecto al por qué seguir.

Pero, aquí estoy, siempre haciendo una reverencia por quienes luchan desde la rabia, la pena o la auto misericordia, por seguir en la tregua de aquellos días impacientes de tanto dolor.

Así es, entre morir y no morir, me decidí por seguir adelante, como sea que venga el vendaval, o como sea que me eleve la tortura de los días en que me levanto o acuesto, incluso con las manos rodeadas de píldoras que me resisto a dejar.

No sé si sea el tratamiento o el amor a la vida. No sé si sea mi fe y el freno que pone a toda tempestad lo que me tiene aquí ahora, en este preciso instante.

Vivo el día a día, como si fuera el último. Abrazo como si los brazos extendidos abrieran puertas y ventanas hacia la armonía. Beso con el furor del mar y dejo que la muerte se atormente de tanto esperarme.

Por qué no decirlo, tengo en mis manos cada vez más razones y motivos para mi elección.

Invito a que nos miremos al espejo y veamos lo que llevamos en el trayecto, no lo que nos falta o faltó o tal vez rompimos en la carrera de los días.

Bendiciones a quien me lee.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en el día a día, Muerte, Suicidio, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Entre morir y no morir, me decidí por seguir

  1. Magaly dijo:

    Hola Claudia, hoy 7 de abril 2017. Encontré tu blog, en el cual he leído algunas cosas y que son muy lindas. Te felicito.
    Magaly

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s