La Primavera y sus bemoles

Me habita el vacío insomne, la rabia enconada, como si no fuera suficiente tener que mirar los enfiestados rostros de quienes insisten en celebrar lo que no es celebrable. En fin, habrá que entender que entre tanta pena, dolor y desesperanzas, para algunos, tener unos días con inmunidad alcohólica es lo más esperado durante el año.

Pero aquí, aquí se respira apatía en vez de festejo, inercia en vez de movimiento y, cómo no, la palabra melancolía reemplaza a la utopía. Al menos así estoy en este minuto: entre la duda y la razonable sin razón.

Profecía autocumplida? Condicionamiento plavloviano? Sugestionamiento? Negatividad crónica? Qué sé yo. Lo que sé es que los brazos, los míos, están caídos y la frente en alto se está dando tumbos contra la pantalla del computador. Si no fuera por este breve espacio virtual, estaría dándome golpes contra la pared, como para que se pase el set de ideas que deambulan entre el dolor y la irritabilidad, la amargura y la euforia que me seduce y me invita a salir disparada por la ventana, para entrar nuevamente a este rincón.

Sólo 1/5 de una mano (literalmente), me mira con los ojos abiertos, sin reproches ni cosas por el estilo. Nadie hay por estos lares como para que me tome de la mano y me diga lo que necesito escuchar (como si lo supiera).

Ayer recurrí al ansiolítico; no lo hacía en mucho tiempo. También he estado acompañada por el somnífero y cuanta infusión me deje fuera de órbita por un momento. Qué más da.

Lo único que, aunque de manera autómata, me hace poner los pies en la tierra es el desayuno de mi hija. Sí, preparar sus alimentos mientras me preparo un café alimenta la paciencia y, por qué no decirlo, la cordura, la voluntad, el madero aquel al que me aferro cuando el vendaval toma su curso directo hacia mi.

 

 

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Angustiada, ciclaje mixto y rápido, Mi hija y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s