Esta es la parte de la película en que debo aferrarme al guión y no improvisar

No he llorado un solo río. Sospechoso, sospecho, pero qué más da. Alguna lágrima disparada saldrá cuando tome un avión en febrero y, consciente de mis actos, asuma verdaderamente que nací y vivo simplemente para vivir y morir una y otra vez.

Trabajo, sonrío, me abrazo, camino y despego, son algunas de las acciones por las que he transitado el día de hoy. Tomando las precauciones de no mirar atrás, ni un poco siquiera. Afuera, fuera de aquí, cualquier infame dolor que adquiera en el camino del duelo. Sí, porque esto es un duelo y como tal, debo considerar seriamente concentrarme en monitorear mis emociones.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Abrazo terapéutico, Pareja y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s