Eso del cliché del ave fénix es la pura verdad

En este febrero insomne, en este domingo de paz, puedo sin lugar a dudas sentir que he salido, como nunca, de una de las crisis más radicales de mi vida.

Terminar una relación siempre ha sido, para mi, factor de riesgo para la más dura de las hipomanías y depresiones. Subo y bajo, en un mismo día, sin cesar. El sueño insiste en no venir y las noches se vuelven días eternos. Pero hoy, hoy no es así. Hoy dibujo canciones en mi mente, hoy re descubro mis ansias por seguir viviendo, hoy simplemente siento paz.

Y aquí estoy, con mis manos escuchando el día de verano, a unos pocos días de subir a un avión a reencontrarme con el Caribe y la Sierra, que me traen los mejores de los recuerdos.

Yo no voy a desdecirme nunca de esto: cuando muera, quiero que parte de mis cenizas sean lanzadas en esa tierra, tierra de mi hija, lugar en el que su vida cobró sentido. Simplemente por eso, nada más. Lo acabo de decidir.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Bendiciones, Bienestar, Biografía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s