Apretando el pecho para abrazar a quien más amo

Evito hablar aquí de lo que ocurre con mi pequeña; es su propia historia. Pero hoy quiero compartir el dolor y la angustia cuando mis sospechas se hacen más fuertes.

Tiene sus propios vendavales, sus propios llantos, sus propias búsquedas de la puerta lateral. Qué más decir.

La abrazo infinitamente, la invito a besar el amor por lo que nos rodea, esa dimensión que tiene tantos nombres y un mismo universo.

Está en el centro de mi vida, mis ojos y mi sentido. Nadie, ni yo misma, volverá a ocupar el lugar que le pertenece. Hemos comenzado una ruta juntas, con la esperanza de que encuentre y cultive sus propias estrategias, su propio pacto para vivir.

Mientras, la terapia alópata y la medicina pura de la naturaleza nos acompañarán en este paso por el dolor, que no tengo duda será del aprendizaje para reencontranos en medio del universo de la vida misma, del amor, del sentido y su voluntad.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Biografía, Familia, Mi hija y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s