Vida, vida y más vida

Hoy quiero celebrar la vida. Sí, porque la habito, la evidencio, la siento, la ayudo a crecer. Porque ni las pérdidas más dolorosas me invitan a denegar de sus atributos, ni menos decir “pobre de mi”.

Ayer se fue de mi vida, de la nuestra, un hombre, un abuelo, un padre, lleno de errores y desaciertos, dudas y contradicciones, pero que vivió precisamente como él quiso.

Las lágrimas no son de angustia, pena, melancolía. Son la expresión del agradecimiento por haber estado cerca y lejos, según fuere el caso.

Ahora veo su cuerpo, en medio de rosas y claveles, cubierto de la mortaja que alguna vez casi tuve sobre mi. Pero ahí está, haciendo justicia aún después de su mutis.

Te quiero abuelo.

Anuncios

Acerca de Claudia

El año 2006 me diagnosticaron trastorno bipolar y conocí los tratamientos electroconvulsivos. Siguiendo el típico manual, fui diagnosticada tipo I de ciclaje mixto y rápido. Escribo aquí desde agosto del 2012, simplemente para recordarme el sentido que tiene seguir aquí. Mi hija configura gran parte de mi voluntad. eldiariodeunabipolar@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Familia, Muerte, Trastorno bipolar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s