Poemas o algo así

Locura circular

Voy del día a la noche
Del agua al fuego
De la tortura a la calma
Del vaivén a la melancolía

Voy de la luz a la madrugada
De la dulzura a la tempestad
De la vigilia al insomnio
De la paz a la hecatombe

Me paseo por los rincones de la angustia
Por el sótano de la sinvergüenzura
Por la líbido quemante
Por los párpados cerrados

Así combato a la muerte
Nado con la soga al cuello
Me alimento de la píldora sonriente, y
Me abrigo con las venas entreabiertas

¿Y PARA QUÉ ME ACUERDO TANTO DE LOS RECUERDOS SI EL CORAZÓN SIGUE EN HUELGA?
Por pura manía, por pura depre
Por puro antojo, por puro insomnio
Por puro Chile es tu cielo azulado
(buen chiste ecológico dice Parra, el hermano de la Violeta)
Como sea
Por puras ganas de comerme un cigarrillo y fumar un mazapán.

TE RECUERDO ALFONSINA

Te recuerdo Alfonsina
Dormida en mitad de las caracolas
Perdida sin el habla entre las manos
Sin las heridas sangradas del amor tumoroso.

Te recuerdo
Para efectos de recordarme
Que no hubo más que viento
Rasguñando mis comisuras
Arañando mis líneas innominadas
Vertiendo la espera de la armonía.

Te recuerdo para no olvidar
Que mi luna fue y ha sido
Fuente de mis días
Y la madre de mis noches.

Te recuerdo
Para quitar mis rastrojos
Hundidos en mi carne
Vestida de otoño
Abrazada a la arena
A medio morir y cantando.

Ahora
Con la claridad azul de las caracolas marinas
Con la sal dispuesta a abandonarme de los ojos
Con la masa entre mis manos frías
Te declaro soberana de tu mar
Me declaro soberana de mis días.

Insomnio

Desnuda ante el alba
Me levanto de la noche más honda
Del dolor de mis plexos y mis avatares
Del recorrido de mi vista sobre el techo

En mis manos, el cigarro humeante
Me alimenta la angustia
Me libera de la luz, y
Me vacía el pensamiento
De tanta estrella arrogante.

Así despierto la pesadilla
Que pasea por mis humores cerebrales
Que reposa sin descanso
Que patea el reparador sueño
Que me deja sin las sábanas arrugadas.

Así,
El insomnio me viste a diario de noche
Me cubre sonriente
como diciendo “esta es tu noche, levántate y préstame atención a lo que digo:
no hay luna por estos lares,
no hay pan ni paz para tu día”

Qué duda cabe,
si no me visto de madrugada
si no me entrego a la luna
si no aterrizo en mi almohada,
ni mis sueños me perdonan la vigilia
ni mi almohada atrae a mi cabeza

******************************************************

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s